EL CHIRINGUITO EN MÁLAGA: ORÍGENES Y TIPOLOGÍA

El término Chiringuito tiene su origen en Cuba y Puerto Rico, donde se utiliza una voz, de origen puramente antillano, para referirse coloquialmente a algo pequeño, corto y escaso: chiringo o chiringa. Parece ser que, en el siglo XIX, cuando se pedía un café no demasiado largo o un chorrito de ron, se utilizaba esta palabra como acepción. Con el tiempo, el sustantivo en cuestión, degeneró en chiringuito y el nuevo vocablo sirvió para solicitar un aromático café cubano.

Como la mayoría de orígenes confusos, también hay disputa en relación a cuál fue el primer chiringuito de España, la mayoría considera al Chiringuito del Passeig de la Ribera de Sitges como el primero, pero lo abrieron en 1913 y en cambio en Málaga ya existía un chiringuito desde 1882. Miguelito, ‘er de las sardinas’, había levantado en 1882 el que se considera el primer chiringuito de España. Entonces no se denominaban así, ni mucho menos. Se trataba del merendero Gran Parada, ubicado en las playas de El Palo, antecedente directo del no menos famoso Casa Pedro.

Sí es cierto que el de Sitges se ajusta más al significado original del término, dado que se nutría de indianos y viajeros clientes del Pabellón del Mar, ubicado muy cerca de El Chiringuito. En aquel pabellón, una especie de club de la época, era normal pedir un chiringo o chiringuito para referirse a un café y de allí la expresión fue tomada para poner nombre al local que nació como merendero en el Paseo Marítimo de Sitges.

Volviendo a nuestra Málaga, si la fama de La Carihuela ha trascendido nuestras fronteras y se considera que es el barrio ‘madre’ de la fritura de pescado malagueño tal como se conoce hoy en día, en Málaga el barrio por antonomasia del pescaíto local es Pedregalejo. Ocurre lo mismo que en Huelin. Hay que retrotraerse a los años 60 y 70 para recordar cómo era aquella zona. Humildes casas de pescadores, sin apenas playa (la arena brillaba por su ausencia), toda ella llena de enormes pedruscos que obligaba, a quien osaba a bañarse, a utilizar zapatillas (había quien lo hacía con simples alpargatas) para poder entrar en el mar.

Ya en aquellos años, en algunas humildes casas habían aparecido pequeños ‘chambaos’ donde se ofrecían raciones de pecaíto y algo de marisco que comenzaba a ser punto de encuentro de la gente. Era habitual también que malagueños ‘del centro’ alquilaran casas de pescadores para pasar el verano cerca de la playa, tanto que incluso cuando había oleaje, el mar ‘entraba hasta la cocina’.

Sorprendente es la tardía aparición de los Chiringuitos de la Malagueta, en la capital. No es hasta 2010 cuando se define el proyecto de instalación de los Chiringuitos que hoy día vemos en la principal playa de la ciudad; sin embargo, han seguido las reformas y modificaciones puntuales tanto a nivel general en todos estos Chiringuitos como a nivel particular en algunos de ellos.

Hoy día el término se ha extendido a otro tipo de negocios más exclusivos, híbridos entre Restaurante de lujo y Chiringuito, y podemos encontrar muchos y claros ejemplos en la zona occidental de la Costa del Sol, principalmente Mijas, Marbella y Estepona. Similares a estos, pero con una imagen mucho más sencilla, son esos pequeños rincones gastronómicos que podemos encontrar en algunas de las playas del Parque Natural Maro-Cerro Gordo.

Queremos que este verano conozcas nuestra gama de Chiringuitos, y para ello te recomendamos cuatro exponentes perfectos que representan los diferentes estilos existentes en la provincia, cuatro Chiringuitos donde te aseguramos una materia prima y un servicio excelente:

La Pesquera, Marbella – http://ow.ly/1m7r301I20k

La Jábega – La Carihuela – http://ow.ly/QpqQ301I29x

Las Palmeras – Pedregalejo/El Palo – http://ow.ly/niRP301I2gN

Chiringuito Las Piedras – Maro/Cerro Gordo – http://ow.ly/hkui301I3dy

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*