Archivo por meses: Diciembre 2016

La mesa navideña – 10 aspectos esenciales

La cena de Nochebuena y la de Nochevieja son las comidas más importantes del año en casi todas las ciudades del mundo. Es un momento de alegría y de compartir recuerdos y momentos felices con la familia y los seres más queridos. Por eso debemos siempre intentar que ese momento especial salga lo mejor posible así que no solo son importantes las recetas de Navidad que sirvamos a nuestros ‘comensales’, sino que también es esencial saber cómo poner la mesa en Navidad.

Existen muchos aspectos a tener en cuenta a la hora de diseñar el espacio alrededor del cual nos sentaremos a celebrar tan señaladas fechas. Por ello queremos facilitaros el trabajo mencionando los diez focos más importantes a tener en cuenta para que logréis brillar ante vuestros invitados.

La iluminación y el centro de mesa. Durante la cena si hay velas tienen que estar encendidas… y vigiladas. Podemos hacer que la mesa brille y rebose de color adornándola con hermosos centros de navidad. Podemos combinar todo tipo de elementos junto con las velas para crear una decoración original y festiva: floral, con animales de peluche o incluso bolas decorativas y que darán brillo y esplendor. En cualquier caso, el centro de mesa debe guiar el resto del diseño de tu mesa, en estilo y gama de colores.

Dónde sentarnos. La forma correcta de sentar a tus invitados en la mesa es intercambiando hombre y mujer. Los matrimonios nunca deben de estar juntos. Solo hay una excepción: cuando la pareja lleva menos de un año casada pueden estar codo con codo. El anfitrión siempre encabezando la mesa.

Cómo y cuándo servir comida. Una vez que hayas servido algunas entradas para picar y que tus invitados se hayan tomado algunos tragos, podrán pasar a la mesa.

Cuando los invitados pasen a la mesa el primer plato ya debe estar servido o listo para el servicio.

La cena se inicia normalmente con una entrada, que suele ser la sopa. Si no planeas servir entrada entonces primero deben ir los pescados, pasteles y todos aquellos platos que requieran el uso del tenedor principal, como pastas y arroces.

En segundo lugar se sirven las carnes, platos fuertes y ensaladas, claro que el tipo de comida irá condicionada por las tradiciones de cada país, pero a nivel de protocolo esta es la forma en la que las normas indican que debe ser.

Si tienes varios tipos de postre el orden correcto para servirlos es: frutas crudas primero, luego derivados de la leche como el flan, después las tortas y bizcochos, luego las compotas o frutas procesadas y por último el resto de los dulces.

Recuerda que antes de servir el postre debes retirar de la mesa los saleros, recipientes para la salsa, cestas de pan, copas y todo aquello que no vaya a ser usado más, además si los comensales desean café puedes disponer del juego de tazas y colocarlas en la mesa.

El mantel es la base de la elegancia. Tiene que ser de lino y que cubra toda la mesa hasta los pies. Limpio, sin defectos y nada de colores chillones, aunque este último detalle puede quedar al gusto del anfitrión y conforme a la elección del centro de mesa.

Los cubiertos. Antes de ponerlos en la mesa límpialos con un paño para que luzcan. Se colocan según el orden de llegada de la comida a la mesa. Los primeros que usaremos serán los de los extremos. Los cuchillos siempre con el filo hacia dentro.

La cristalería. Todas las copas que se van a usar deben de estar en la mesa antes de sentarnos. El orden correcto –de izquierda a derecha- es copa de agua, vino blanco y tino. La copa de champagne estará en una segunda línea.

Las servilletas. A nuestras servilletas de la mesa navideña también podemos sumarle algo de decoración, incluso se podría considerar como parte esencial de la decoración. Por ello deberá ir en concordancia con la idea inicial, pudiendo ser más gruesas o más finas, situadas en horizontal o en vertical, con soporte añadido o no; eso sí, siempre en tela de lino.

El pan, el gran olvidado. Siempre debe situarse a la izquierda del comensal en un pequeño plato. Se puede acompañar con un ‘ entretenimiento‘ como la mantequilla salada. También podemos optar por colocarlo en pequeñas cestitas.

El vino. Olvídate de llenar las copas de vino como si fueran la última bebida de la fiesta. Las medidas correctas son un tercio para el vino blanco y dos tercios para el tinto. En el champagne nunca más de media copa.

Postre o aperitivos. Los turrones y dulces navideños van al centro de la mesa ya cortados y bien alienados. En caso de que optemos por una tarta, primero debe presentarse y después se sirve ya emplatada.

¡QUE TENGÁIS UNA FELICES FIESTAS Y UNAS CENAS INOLVIDABLES!

Fuente: divinity.es, fiesta.uncomo.com, saborgourmet.com, casaydiseno.com